El cribado precoz del cáncer de mama no es muy útil en las pacientes con antecedentes familiares

13-VIII-08. De las mujeres de 30 años diagnosticadas con cáncer de mama sólo un 1 por ciento son pacientes que hayan tenido a algún familiar de primer grado con esta enfermedad

El cribado precoz del cáncer de mama en mujeres con antecedentes de esta enfermedad entre su familia no resulta muy útil a la hora de reducir su incidencia ya que la mayoría de casos detectados en mujeres jóvenes no corresponden a tumores de origen hereditario, según se desprende de un artículo publicado en la última edición del BMC Cancer.

Uno de los principales autores de esta conclusión, la doctora Geertruida H. de Bock, se ha basado en los resultados de una investigación llevada a cabo con casi 2.000 hermanas de pacientes con cáncer de mama que, a pesar de tener más riesgo de desarrollar esta enfermedad, no presentaron signos del tumor hasta los 50 años.

De hecho, de las mujeres de 30 años diagnosticadas con cáncer de mama sólo un 1 por ciento son pacientes que hayan tenido a algún familiar de primer grado con esta enfermedad.

"Aunque hay una tendencia a proteger a quien sabemos que más puede necesitarlo -caso de mujeres con antecedentes familiares- el cribado en las mujeres jóvenes no se puede centrar sólo en este grupo de pacientes porque el resto de mujeres también pueden desarrollar la enfermedad sin tener antecedentes", explicó de Bock. 

Con estas enfermas potenciales, los autores de esta publicación recomiendan mantener un seguimiento continuado, aunque es a partir de los 50 cuando aumenta el riesgo de desarrollar el tumor en una de las dos mamas.


Nota

Se debe de realizar una revisión continuada y sobre todo a partir de los 50 años, que es cuando aumenta el riesgo.