Se realiza por primera vez en el mundo una cirugía intraútero

06-VIII-08. Un equipo de médicos practica por primera vez a una mujer de 29 años una cirugía intraútero para salvar la vida de su hijo por la ruptura de la bolsa amniótica

Un equipo de médicos de la Clínica Universitaria de Bonn, en Alemania, ha realizado con éxito una intervención intrauterina para madurar los pulmones de un feto que había sufrido una rotura de bolsa amniótica a las 20 semanas de gestación. La niña ha nacido sin complicaciones.
 
Cuando la bolsa de líquido amniótico se rompe antes de las 22 semanas de gestación, las probabilidades de que se produzca un aborto son elevadas; el feto tiene que superar no sólo los riesgos de una posible infección, sino también los derivados de una maduración pulmonar insuficiente. Un equipo de médicos de la Clínica Universitaria de Bonn ha efectuado una cirugía intraútero para estimular el desarrollo pulmonar a un feto de veinte semanas; es la primera vez en el mundo, según fuentes del centro alemán, que se emplea esta estrategia en una ruptura de bolsa prematura. El resultado es una niña llamada Miriam y llena de vitalidad. El caso se publicó ayer en la revista Fetal Diagnosis and Therapy.

Era la tercera vez que la madre de Miriam, su cuarto hijo, sufría una rutura de membrana prematura; sin embargo, en esta ocasión la edad gestacional resultaba crítica para la vida del feto. El equipo encabezado por Thomas Khol, jefe del Centro de Cirugía Fetal y Terapia Mínimamente Invasiva de la Clínica Universitaria de Bonn, le propuso a esta gestante de 29 años, que no quería someterse a un aborto debido a sus creencias, un abordaje experimental para salvar la vida de la niña: el procedimiento consistía en introducir una fina cánula endoscópica o fetoscopio en el interior de la bolsa a través del estómago materno. El fetoscopio llevaba en su extremo un pequeño globo o balón de látex desinchado; los cirujanos metieron la cánula por la boca del feto hasta alcanzar la tráquea. Una vez allí, inflaron el balón, con lo que consiguieron bloquear la vía respiratoria por la que el feto estaba expulsando el líquido que producen sus pulmones durante la gestación para su correcto desarrollo. La intevención se realizó en un par de horas.

También por primera vez se ha empleado la proteína albúmina sérica para aumentar la cantidad de líquido en los pulmones y amplificar así el efecto del balón. Según Kohl, "los pulmones de la pequeña paciente subieron como la levadura. Mantuvimos el balón durante cinco días, periodo que bastó para duplicar el volumen pulmonar". En este tiempo, ginecólogos, neonatólogos y matronas proporcionaron cuidados intensivos a la madre y a la niña.

El parto se produjo en la semana 33 y la niña nació sin complicaciones. Miriam tiene ahora un año y goza de buena salud.

Para el equipo médico, aunque los resultados del abordaje no eran predecibles antes de la intervención, "se trataba de un feto sano y había que aumentar en lo posible sus posibilidades de supervivencia". Según estos científicos, el trabajo no ha hecho más que empezar: ahora, el centro de interés se encuentra en determinar el potencial de este nuevo método de tratamiento en otros casos de ruptura prematura de membrana fetal.

La cirugía intrauterina está viviendo un auge gracias a los avances tecnológicos. Sólo en las últimas semanas dos equipos españoles han efectuado con éxito sendas intervenciones fetales. Guillermo Antiñolo, de la Unidad Clínica de Genética y Reproducción del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, coordinó a 15 profesionales para corregir una espina bífida mediante cirugía fetal abierta, la primera intervención de este tipo en Europa (ver DM del 10-IX-2007). Por su parte, José Luis Peiró y Elena Carreras, de los servicios de Cirugía Pediátrica y Obstetricia, del Hospital Valle de Hebrón, en Barcelona, salvaron la vida, con cirugía fetoscópica, a un feto de 21 semanas que sufría un enredo de banda amniótica.


Lo más destacado

Cuando la bolsa de líquido amniótico se rompe antes de las 22 semanas de gestación, las probabilidades de que se produzca un aborto son elevadas; el feto tiene que superar no sólo los riesgos de una posible infección, sino también los derivados de una maduración pulmonar insuficiente.

La cirugía intrauterina está viviendo un auge gracias a los avances tecnológicos. Sólo en las últimas semanas dos equipos españoles han efectuado con éxito sendas intervenciones fetales.