Hipertensión arterial pulmonar e insuficiencia cardiaca

03-IV-09. “La actuación precoz estabiliza la evolución de esta patología y minimiza los efectos secundarios de la medicación”, advierten los expertos

La hipertensión pulmonar es una enfermedad abandonada durante muchos años, dado el escaso conocimiento de la misma y las escasas medidas terapéuticas. Sin embargo el avance importantísimo que se ha producido en el conocimiento de la fisiopatología, así como en el desarrollo de terapéuticas basadas en las alteraciones fisiopatológicas, habiéndose ello seguido de mejoría clínica y pronóstica, ha condicionado un marcado interés por la misma.

En el Capítulo Monográfico de la Revista de la Sociedad Andaluza de Cardiología, distintos especialistas en el tema tanto de la comunidad autónoma andaluza como del resto del país, analizan profundamente esta patología, que además es multidisciplinar y debe ser tratada conjuntamente por cardiólogos, neumólogos, reumatólogos, etc.

La hipertensión arterial pulmonar (HTP) se define como un grupo de enfermedades caracterizadas por un incremento de la resistencia vascular pulmonar (obstrucción progresiva de arterias pulmonares pequeñas y arteriolas) que eleva la presión en la arteria pulmonar. Ello conduce a que el ventrículo derecho falla fracasando de forma progresiva hasta provocar insuficiencia cardiaca y muerte prematura.

Esta patología ha estado abandonada durante años, debido al escaso conocimiento y tratamientos de la misma. Sin embargo, el avance importantísimo que se ha producido en el estudio de la relación entre las funciones del organismo y sus posibles alteraciones, así como en el desarrollo de terapias ha condicionado un marcado interés por la misma.

Tratamiento

En cuanto al tratamiento, en la revista señalan como “la actuación precoz sobre los diferentes mecanismos de acción, logrará estabilizarla y hará que los efectos secundarios de diversas medicaciones se minimicen al iniciar con dosis pequeñas”. “En un primer momento es fundamental realizar un test vasodilatador para establecer qué pacientes tienen una respuesta positiva y por lo tanto mejor diagnóstico”. “Si los pacientes tienen una respuesta positiva el tratamiento se basaría en medicamentos de tipo calcioantagonistas”.

Pero este tratamiento “sólo es positivo en el 30% de los pacientes, con dosis muy elevadas y con múltiples efectos secundarios”. De ser el resultado de esta primera prueba negativo, el especialista debe adoptar otros medicamentos específicos y como último recurso estaría indicado el tratamiento quirúrgico o incluso, en pacientes seleccionados, el trasplante pulmonar”, explica la revista de la SAC.


De interés

HTP. La hipertensión arterial pulmonar se define como un grupo de enfermedades caracterizadas por un incremento de la resistencia vascular pulmonar (obstrucción progresiva de arterias pulmonares pequeñas y arteriolas) que eleva la presión en la arteria pulmonar.