Las tablas de riesgo cardiovascular limitan su impacto

14-VII-08. Las tablas de riesgo cardiovascular están a debate ya que aunque son una herramienta útil los resultados son estadísticos convirtiéndose así en algo orientativo

Las tablas de riesgo cardiovascular son una herramienta útil de medida, "pero su baja sensibilidad y especificidad limitan mucho su impacto, convirtiéndolas en una mera orientación", según afirma Juan José Cabré, medico de familia en el ABS Reus-1 y secretario técnico del Área de Diabetes del Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol.

Un sistema en debate

Según ha añadido Cabré, con estas tablas "nos movemos en el terreno de la estadística", con lo cual se puede encontrar un paciente catalogado con alto riesgo que nunca sufra un episodio cardiovascular y, por el contrario, otro de bajo riesgo que sí lo padezca.

Además, el propio sistema también está en discusión: "Disponemos de más de una docena de tablas de riesgo cardiovascular, un catálogo que dificulta aún más el abordaje". Por ello, ha señalado que "algunos detractores de estas mediciones consideran que aplicar una tabla es algo parecido a lanzar una moneda al aire".

En cualquier caso, ha comentado que "la puntuación en una tabla no puede decantar exclusivamente una decisión terapéutica". Ante una igualdad en el riesgo, son otros factores los que deben hacerlo, ya que "varias personas pueden obtener la misma puntuación tras el estudio, pero su situación puede variar en función de cómo la han obtenido".


Lo más destacado

Ventajas e inconvenientes de las tablas de riesgo cardiovascular: Son beneficiosas en tanto que permiten encontrar a pacientes catalogados de alto riesgo, y por tanto prevenir episodios cardiovasculares.

Su mayor inconveniente reside en que sus resultados son producto de la estadística, y como consecuencia siempre existe un margen de error.