A más información menos riesgo

07-IX-07. Informar al paciente sobre su nivel de riesgo cardiovascular disminuye un 11,7% su riesgo futuro de padecer una enfermedad coronaria

El estudio REACH-OUT (Risk, Evaluation and Communication Health Outcomes and Utilization Trial), presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, en sus siglas en inglés), demuestra que mantener al paciente informado sobre su riesgo cardiovascular como una parte más de su tratamiento, reduce en un 11,7% el riesgo de padecer un evento cardiovascular en los diez años posteriores, según tablas de Framingham. En este estudio, realizado en 1.100 pacientes de nueve países europeos y en el que ha colaborado Pfizer, se ha desarrollado un programa de comunicación y evaluación del riesgo cardiovascular en pacientes a través de sus médicos.

En palabras del director médico de Pfizer Internacional Jan Buch: “El Estudio REACH-OUT pone de manifiesto la necesidad de una evaluación y de un manejo terapéutico globales del riesgo cardiovascular. Cuando los médicos informan a sus pacientes sobre su riesgo cardiovascular como una parte más de su tratamiento, se reducen significativamente los casos de eventos cardiovasculares. A pesar de todo, esta reducción del 11,7% no  llega a normalizar el nivel de riesgo de los pacientes, por lo que siguen siendo necesarias medidas adicionales que mejoren el abordaje terapéutico de estos pacientes”.

Educación para el paciente

Para llevar a cabo un abordaje preciso del riesgo cardiovascular global de un paciente, es necesario, realizar una evaluación correcta de sus factores de riesgo y del impacto que éstos tienen sobre su nivel global de riesgo. El concepto de riesgo cardiovascular global hace referencia a la convergencia de los diferentes factores de riesgo y no al efecto de cada uno de forma individual. A este respecto, las últimas evidencias científicas han demostrado que el manejo y tratamiento simultáneo de múltiples factores de riesgo, frente al manejo por separado de cada uno de ellos, reduce de forma significativa la incidencia de futuros eventos cardiovasculares en los pacientes.

Los especialistas pueden estimar el riesgo cardiovascular a 10 años, riesgo Framingham, mediante la evaluación de todos los factores que pueden influir en el mismo y en su incremento, tales como hipertensión ó presión arterial elevada, nivel de colesterol elevado, diabetes, obesidad, historia familiar de enfermedad cardiovascular prematura, tabaquismo, sexo y edad de la persona3. Actualmente, las principales Guías Terapéuticas, incluyendo las nuevas de la Sociedad Europea de Cardiología presentadas en este congreso, reconocen que la salud de millones de personas con factores de riesgo cardiovascular, vulnerables a sufrir accidentes cerebrovasculares e infartos de miocardio, sólo puede mejorar con el abordaje y tratamiento integral de sus factores de riesgo cardiovascular. “Es crucial educar a los pacientes sobre sus propios factores de riesgo cardiovascular” –afirma el doctor Leif Erhardt, profesor de Cardiología en la Universidad de Lund, en Suecia– “Además, necesitamos abordar el riesgo cardiovascular con terapias más agresivas que incluyan tratamientos farmacológicos que puedan tratar factores de riesgo múltiples”.

 



Lo más destacado

Informar para poder prevenir . Estos datos confirman que la educación al paciente sobre riesgo cardiovascular debería formar parte de la  terapia habitual.
El trabajo. En este estudio, en el que ha colaborado la compañía biomédica Pfizer,  han participado 1.100 pacientes de nueve países europeos.