Nuevo tratamiento para la diabetes tipo 2

12-IX-07. Exenatida incrementa la secreción de insulina de las células beta del páncreas en función del nivel de glucosa en sangre

Un innovador tratamiento para la diabetes tipo 2, exenatida, ha demostrado mejoras en la función de las células beta del páncreas, mejoras que permiten incrementar la secreción de insulina, según una revisión de los estudios publicados sobre exenatida realizada por los doctores Puig-Domingo y Reviriego. Las células beta del páncreas son responsables de la producción de insulina, una hormona que ayuda al cuerpo a transformar la glucosa (azúcar en sangre) en energía.

La diabetes tipo 2 aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina para que el organismo regule adecuadamente los niveles de azúcar en sangre, o el organismo es incapaz de usar la insulina de forma eficiente. “La diabetes es una enfermedad crónica y progresiva, por lo que el efecto positivo de exenatida sobre las células beta nos permite tener nuevas esperanzas para frenar el avance de esta enfermedad”, afirmó el doctor Puig-Domingo, consultor del Servicio de Endocrinología, Nutrición y Diabetes, del Hospital Clínic de Barcelona. “Otra ventaja de Exenatida es su mecanismo de actuación ‘autorregulado’: actúa cuando es necesario; es decir en los momentos en los que la glucosa en sangre está elevada”, señaló el doctor Reviriego, gerente de Investigación Clínica de Lilly. “Esto significa que el paciente no necesita ajustar la dosis de exenatida en función de su glucemia, ni necesitaría incrementar los controles de glucemia al día. Sin duda, supone un gran avance tanto para los pacientes como para los médicos”.

Impacto de las células beta

Según uno de los estudios revisados, el patrón de secreción de insulina en los pacientes que habían recibido exenatida era similar al observado en sujetos no diabéticos, tanto en la primera fase de secreción (0-10 minutos) como en la segunda (10-180 minutos), “por lo que exenatida también podría contribuir a mejorar la primera fase de secreción de insulina, disminuida en este tipo de pacientes.” Una de las consecuencias positivas más importantes del tratamiento con exenatida se encuentra en su impacto en las células beta, deterioradas por la diabetes. Algunos estudios en modelos experimentales muestran que exenatida podría desempeñar un papel importante en el mantenimiento de la masa de células beta y su función, estimulando la proliferación de células de los islotes y su neogénesis.

Además, estudios en pacientes a los que se han realizado un trasplante de islotes pancreáticos parecen indicar que exenatida mejora la respuesta glucémica y los niveles de HbA1c, lo que podría deberse a varios factores como la ralentización del vaciado gástrico y la supresión del glucagón, pero también a la mejoría de la función de la masa de células beta en función de los niveles de péptido C observados en estos pacientes.



Lo más destacado

De interés. Las células beta del páncreas son responsables de la producción de insulina, una hormona que ayuda al cuerpo a transformar la glucosa (azúcar en sangre) en energía. La diabetes tipo 2 aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina para que el organismo regule adecuadamente los niveles de azúcar en sangre, o el organismo es incapaz de usar la insulina de forma eficiente.

Diabetes. Se estima que la diabetes afecta a 246 millones de adultos en todo el mundo, y a más de 48 millones en Europa. Aproximadamente entre un 90 y un 95 por ciento están afectados por diabetes tipo 2, una enfermedad caracterizada por el fallo de las células beta del páncreas, para una respuesta adecuada a las demandas aumentadas de insulina, que suceden como resultado de la resistencia a la insulina relacionada con la obesidad. La diabetes tipo 2 normalmente aparece en adultos hacia los 40 años, pero es cada vez más común en personas más jóvenes. En prácticamente todas las sociedades desarrolladas, la diabetes se posiciona entre las principales causas de ceguera, fallo renal y amputación de miembros inferiores, así como muerte por enfermedad cardiovascular (70-80% de las personas con diabetes fallecen de enfermedad cardiovascular). La estimación calculada de los costes del cuidado de la diabetes en Europa asciende a 42,8 millones de dólares al año.