Sanidad recomienda no tomar el sol durante las horas centrales de día

06-VIII-07. Una exposición prolongada puede producir daños sobre la piel y provocar la aparición de melanoma

Las consecuencias de la exposición prolongada al sol, las picaduras de medusas y las lesiones medulares asociadas a las zambullidas son algunos de los principales riesgos para la salud asociados a las vacaciones de verano. En el inicio del mes de agosto, principal periodo vacacional en España, el Ministerio de Sanidad y Consumo recuerda, como cada año, una serie de recomendaciones para prevenir, en lo posible, este tipo de lesiones.

No exponerse al sol en las horas centrales del día, proteger especialmente la cabeza y los ojos, utilizar cremas protectoras y limpiar con agua salada las picaduras de medusas figuran entre los principales consejos que ofrece el Ministerio de Sanidad y Consumo a los veraneantes. Buena parte de estas recomendaciones están incluidas en el Plan nacional de acciones preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud que cumple este año su cuarto año de vigencia, y que permanece activado desde el 1 de junio hasta el 1 de octubre.

Durante el verano, es cuando más actividades desarrollamos al aire libre pero también es la época en la que los rayos del sol son más dañinos, ya que inciden en la Tierra de forma más perpendicular. Nuestra piel es en esta época más vulnerable a la exposición solar, por lo que una adecuada protección es fundamental para evitar daños sobre la salud, sobre todo porque los efectos negativos de la exposición prolongada al sol son acumulativos.

Algunas de estas consecuencias son quemaduras, insolaciones, afecciones oculares, alteraciones del sistema inmunitario o el envejecimiento cutáneo prematuro. El aumento del cáncer de piel (carcinoma y melanoma maligno) en los últimos años es un claro indicativo de los peligros que comportan estas radiaciones cuando no se toman las debidas medidas de precaución. Según los últimos datos, en 2005 se registraron en España 840 muertes por melanoma, con tasas de mortalidad ajustadas por sexo de 2,24 casos por 100.000 habitantes en hombres y de 1,64 en mujeres. Cinco años antes, en 2000, la cifra de muertes por esta causa fue de 701. El aumento en ese periodo fue del 20%.

Consejos

No obstante, la mayoría de los efectos adversos de la exposición al sol son evitables siguiendo unos sencillos consejos que recomiendan el Ministerio de Sanidad y Consumo y las organizaciones especializadas:

1. Evite exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12 a 17 horas), así como exposiciones prolongadas o siestas.


2. Proteja adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros de ala ancha o gorros y gafas de sol con protección contra las radiaciones ultravioletas y de diseño envolvente.


3. Utilice productos de protección solar con un factor elevado y adecuados a su edad, tipo de piel y zona del cuerpo. Estos protectores deberán aplicarse 30 minutos antes de exponerse al sol y renovarse cada dos horas y después de cada baño. Sea cuidadoso en exposiciones sobre y en el agua, ya que la radiación puede penetrar hasta un metro en el agua clara.


4. Proteja especialmente a los niños, ya que son especialmente susceptibles a sobreexposiciones al sol en esta época del año. Se debe evitar también que menores de 3 años estén expuestos al sol.


5. Si toma medicación, compruebe que no afecta a la sensibilidad a la radiación ultravioleta.


6. No olvide que el riesgo de quemaduras solares se incrementa con la altura (cada 300 metros, aumenta un 4% el poder de las radiaciones ultravioletas).

 



Lo más destacado

Datos. Según los últimos datos, en 2005 se registraron en España 840 muertes por melanoma, con tasas de mortalidad ajustadas por sexo de 2,24 casos por 100.000 habitantes en hombres y de 1,64 en mujeres. Cinco años antes, en 2000, la cifra de muertes por esta causa fue de 701. El aumento en ese periodo fue del 20%.