Cómo evitar las calenturas en la boca

10-XII-07. La exposición al sol, el estrés, o la fiebre pueden propiciar la aparición del herpes labial

Las calenturas que, de forma periódica, aparecen en nuestros labios son, en realidad, la manifestación de una infección por el virus herpes simples. Este virus es muy contagioso y la mayoría de las personas mayores de veinte años ha tenido contacto con él, muchas veces en la infancia. Una vez producida la infección el virus se queda latente en nuestro cuerpo para reaparecer de tanto en tanto dando lugar a las calenturas. Los científicos no saben exactamente por qué, pero algunas circunstancias, algunas tan normales como la exposición al sol, hacen que el virus "despierte" y dé lugar a lesiones, para volver luego a la fase inactiva. Tener algo de fiebre, pasar por una etapa de estrés, la menstruación o pequeñas lesiones en los labios, entre otras cosas, pueden hacer que nos salgan calenturas, recuerdan desde la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid.

La primera infección por el virus puede pasar completamente desapercibida, pero en otras ocasiones puede darnos problemas: fiebre, encías inflamadas y heridas del mismo tipo que las calenturas en el interior y el exterior de la boca. Si tienes estos síntomas no dudes en acudir a tu médico para que confirme que se trata de una infección por herpes simples y descarte otras posibles enfermedades, especialmente si se trata de niños pequeños. Ten en cuenta que las heriditas en el interior de la boca son dolorosas y pueden dar problemas a la hora de comer.

Tratamiento

Tu médico te aconsejará cual es la mejor manera de tratar esta infección, en general leve, pero muy molesta, tanto por el dolor que causa como por las repercusiones estéticas (todos hemos tendido una calentura justo antes de un acontecimiento social importante para nosotros). Un par de días antes de que surjan las lesiones visibles, el virus se ha puesto en marcha, y ya hay poco que hacer para prevenir la formación de la calentura, que estará activa entre una y dos semanas. Quizá tu médico te recomiende algún medicamento específico para el herpes que al que puedas recurrir cuando notes los primeros síntomas y que cremas puedes usar para cuidar la calentura.

Una vez hecha la herida debes cuidarla como una herida más: trata de mantenerla limpia y lava también la zona que la rodea con agua y jabón y recurre al hielo o al calor para calmar el dolor. Es importante que seas cuidadoso con la higiene; ten en cuenta que alguna bacteria puede aprovechar una herida abierta para provocar una infección nueva. Si el dolor es intenso, consulta con tu médico. Y, sobre todo, ten mucho cuidado con los objetos que pueden estar en contacto con la lesión, trata de no tocarte la calentura y lávate las manos con frecuencia. Ten en cuenta que puedes contagiar a otras personas. Si notas que la calentura tarda en curar más de lo habitual o tienes síntomas distintos a otras ocasiones, acude a tu médico.

Contagio

El virus se contagia de una persona infectada a otra a través de la saliva, por lo que una persona con calenturas debe ser cuidadosa, especialmente mientras la lesión está activa, con los objetos que pueden estar en contacto con la boca o con la saliva y asegurarse de que se lavan de forma adecuada. En cuanto a la prevención, es complicada. Utiliza siempre un buen protector labial, ya que la exposición al sol puede ser uno de los desencadenantes y trata de evitar las situaciones que pienses que han provocado calenturas otras veces y sigue siempre las indicaciones que te ha hecho tu médico para pasar lo mejor posible estos molestos días.



Recomendaciones

Recuerda. Las calenturas son el resultado de una infección de un virus muy común y se deben tomar precauciones para no contagiar a otras personas.