La importancia de beber agua sin esperar a tener sed

24-XII-08. Gracias al agua nuestro organismo realiza funciones vitales como regular la temperatura corporal o transportar alimentos y gases

Con el calor sudamos más y aumenta la pérdida de líquidos, disminuyendo así la capacidad del organismo para regular la temperatura. Calor, humedad, ejercicio físico, fiebre, diarrea y vómitos son las condiciones idóneas para que aparezca un cuadro de deshidratación. Por ello, no debemos esperar a sentir sed para tomar agua, conviene beber a lo largo del día de 8 a 10 vasos. Una pérdida del 2% del agua corporal supone la pérdida del 20% de la energía física y cuando se pierde el 20% del agua del organismo se eleva el riesgo de sufrir complicaciones graves. La falta de líquido produce estreñimiento y problemas articulares y tendinosos, la piel puede parecer más arrugada y la orina más concentrada, lo que favorece la formación de cálculos, arenillas y hasta infecciones urinarias.

Muchas personas se preocupan porque piensan que retienen líquidos y rechazan beber agua. Pero una persona sana no retiene líquidos, el organismo se las arregla para mantener el equilibrio y si se produce un exceso aumenta consecuentemente la eliminación por orina.

Otro error frecuente es acudir a la sauna para bajar de peso, porque en estas instalaciones se pierde líquido que hay que reponer de inmediato. Lo mejor para ello es el zumo de frutas, sobre todo, el de naranja. Por otro lado, no hay que tomar diuréticos para adelgazar, ya que no se pueden ingerir sin la expresa indicación del médico por los efectos secundarios que provocan.



Recuerde

• Beba de 1,5 a 2 litros diarios de agua.

• Las dietas ricas en grasas y proteínas requieren más líquido para eliminar sus restos metabólicos.

• Quienes padecen cálculos de riñón, arenillas o infecciones urinarias deben beber más líquido.

• Café, alcohol, te y otras bebidas similares son diuréticos e incrementan la eliminación de líquido por la orina.

• El envejecimiento va asociado a la pérdida de agua que afecta especialmente a la piel.