El mal uso de los antibióticos disminuye su eficacia y perjudica nuestra salud

09-XII-08. Complica las patologías tratadas, aumenta las hospitalizaciones, contagios y recaídas

La automedicación con antibióticos, el incumplimiento de las dosis, del horario de las tomas o la duración del tratamiento y un elevado porcentaje de abuso en la prescripción facultativa de estos medicamentos son responsables de que las bacterias resistan a estos antimicrobianos. Este problema de salud pública se manifiesta con complicaciones en las patologías tratadas, aumento de las hospitalizaciones, contagios y recaídas.

Diversos estudios sobre el consumo de antibióticos en la UE manifiestan que nuestro país es uno de los que más antibióticos consume, concretamente el segundo de Europa en 1997, por detrás de Francia. Aunque es en el país vecino donde se consumen más antibióticos, es en España donde se desarrollan más resistencias bacterianas. Esto se debe a la mala utilización que hacemos de las sustancias consideradas el mayor avance médico de todos los tiempos.

Defensa de las bacterias

La resistencia a los antibióticos se debe a "la variabilidad natural que se da entre los seres vivos", en opinión de García de los Ríos, director de la Sección de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad San Pablo CEU. Este profesor afirma que, en las bacterias, agentes de muchas enfermedades, "la siguiente generación aparece en minutos".

Una sola bacteria que se reproduzca cada 30 minutos, al cabo de 10 horas (20 generaciones) habrá dado lugar a 1.048.576 individuos de la misma especie.
No todos serán exactamente iguales, como ocurre en animales o vegetales, puede que uno de ellos haya sufrido una modificación que lo haga resistente a un antibiótico.

Si sometemos a esa población a un tratamiento con el antibiótico, morirán 1.048.575 bacterias (las sensibles) y quedará 1 (la resistente). Si se sigue aplicando a esa población al tratamiento con el mismo antibiótico, salvo excepciones, esa única bacteria dará lugar en otras 10 horas a 1.048.576 individuos resistentes. 



Recuerda

En palabras de Jesús Blázquez, investigador del Departamento de Biotecnología Microbiana del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, "el desarrollo de resistencia a los antibióticos es un proceso natural, inherente a una de las propiedades fundamentales de la vida: la evolución basada en el cambio (mutación) y la selección del mejor adaptado (el resistente)".