Es posible evitar las caídas en personas mayores corrigiendo sus factores de riesgo

12-XII-08. La fisioterapia parece ser eficaz para mantener o mejorar el equilibrio

Las personas mayores que han sufrido una caída pierden la confianza en sí mismos, restringen su actividad física para evitar caerse de nuevo y tienden al aislamiento social. Pero corrigiendo los factores de riesgo es posible evitar las caídas. Entre estos figuran ciertos fármacos (como antidepresivos), problemas de la marcha y el equilibrio, barreras arquitectónicas (en calle o domicilio), osteoporosis o problemas de visión.

Minimizar riesgos

Para minimizar el riesgo de caídas en el entorno de personas con riesgo alto, se colocan contenciones como barandas en camas y baños. También se debe evitar suelos resbaladizos, alfombras y cualquier obstáculo con el que se pueda tropezar. Del mismo modo, hay que asegurarse de que utilicen un calzado cómodo y adecuado.

Cuando el origen del problema es la visión, hay que acudir al oftalmólogo; si está tomando antidepresivos, debe acudir a su médico porque quizás se pueda ajustar la dosis o cambiar la pauta y para prevenir la osteoporosis, es preciso seguir una alimentación sana y tomar suplementos de calcio cuando el médico lo considere oportuno.

En el caso de personas sanas que no tienen riesgo de caídas y que practican actividad física de forma regular, es importante no perder este hábito porque mejora la capacidad de reacción, el equilibrio y se previene el riesgo de fracturas. Ejercicio y alimentación sana son hábitos saludables, pilares para envejecer saludablemente y evitar episodios como las caídas.

Tratar con fisioterapia

La fisioterapia, aunque todavía no se haya podido validar al 100%, parece ser eficaz para mantener o mejorar el equilibrio. En los pacientes con mayor dependencia, la fisioterapia busca mantener y mejorar el balance articular y muscular, trabajar las transferencias (el paso de la cama a sentarse, por ejemplo) para que colabore con el cuidador y recuperar el máximo de movilidad. En los semidependientes, el objetivo es mejorar la marcha, la deambulación y la bipedestación. Y en el caso de dependencia baja, dentro de la marcha, el fin es mejorar todo lo posible el equilibrio.

 



Recuerda

Las personas que han sufrido una caída tienen riesgo de caerse más veces y la tercera parte de las que tienen más de tres caídas al año precisa hospitalización, ingresa en una residencia o fallece dentro del año siguiente.

La mayoría de las veces, estas caídas se deben a una fractura de cadera que se produce antes del desplome y, otras veces, la fractura es posterior.