La Consejería de Sanidad de Madrid da consejos para mantener en buen estado los alimentos

07-VII-09. Recuerda que se debe cuidar la elaboración y conservación en verano

La Comunidad de Madrid recuerda que durante el verano se deben adoptar medidas de precaución ante las altas temperaturas, especialmente entre los grupos más vulnerables como son niños, ancianos y enfermos crónicos. El plan de prevención frente a los efectos del calor mantiene informada a la población sobre las temperaturas extremas y recoge dos niveles de alerta en caso de altas temperaturas, según informan en nota de prensa.

Los expertos recuerdan mantener una adecuada ingesta de líquidos, sobre todo niños y ancianos deben beber al menos un litro y medio de agua al día fuera de las comidas. Se deben evitar los paseos y el ejercicio físico en las horas de más calor, entre las 12:00 y las 17:00 horas así como procurar que las prendas de vestir sean de tejidos naturales, ligeras y de colores claros.

La Consejería de Sanidad recuerda la necesidad de proteger la piel del sol, utilizando cremas con factores de protección (FPS) superiores a 15, factor que se debe elevar en el caso de pieles claras y llegar incluso a cremas de pantalla total para los niños, que en todo caso nunca deben estar expuestos al sol antes de cumplir tres años.

La Consejería mantiene activado desde el 15 de junio del Plan de Prevención de los efectos del calor, que contiene medidas para afrontar los efectos perjudiciales para la salud de las altas temperaturas y canales de comunicación para mantener informada a la población de la llegada de días con calor extremo y con situaciones de riesgo.

Cuidado con los alimentos

Los expertos recuerdan que se debe prestar una especial atención a la elaboración y conservación de los alimentos, dado que el calor favorece la proliferación de bacterias que pueden producir problemas graves. Se deben lavar las frutas y verduras, añadiendo incluso unas gotas de lejía para uso alimentario y un buen aclarando.

Los alimentos deben cocinarse bien, alcanzando un mínimo de 65 grados, especialmente si se han descongelado o mantenido un tiempo en la nevera una vez guisados. La descongelación debe hacerse siempre con tiempo suficiente en el interior de frigorífico. No deben dejarse nunca a temperatura ambiente más de una hora y si vamos a preparar salsas con huevos crudos, como mayonesas, se debe preparar la cantidad justa para la comida y no guardar lo que sobre.

Las carnes deben hacerse completamente, lo mismo que los pescados, salvo que éstos se hayan sometido previamente a una congelación de al menos 48 horas, para evitar la infección por anisakis. Se deben extremar las condiciones de limpieza de los elementos que intervienen en la preparación de los alimentos y no usar nunca para un plato cocinado el recipiente en el que estaba en crudo.



Lo más destacado

Adoptar medidas de precaución ante las altas temperaturas, especialmente entre los grupos más vulnerables.

Prestar especial atención a la elaboración y conservación de los alimentos.