Técnicas quirúrgicas pioneras en el primer trasplante facial llevado a cabo en Andalucía

02-II-2010. Ha permitido ensayar previamente la intervención con un alto nivel de realismo y contribuir así a la precisión del trasplante

El primer trasplante de estructura facial de Andalucía se ha servido de técnicas quirúrgicas pioneras que han asegurado la viabilidad del tejido implantado y el uso de tecnología de última generación en simulación (Software Virtual 3D) que ha permitido ensayar previamente la intervención con un alto nivel de realismo y contribuir así a la precisión del trasplante y los buenos resultados quirúrgicos.

Según han informado en nota de prensa, así lo ratifican los profesionales que han participado en este hito de la sanidad pública andaluza y que sitúan este trasplante como el primero que se realiza en la comunidad, el segundo de España y el noveno del mundo.

Un total de 15 meses y 56 reuniones preparatorias han sido necesarias para orquestar y preparar los protocolos de actuación correspondientes y necesarios desde que en mayo de 2009 la Comisión Autonómica de Ética, y el junio la Coordinación Nacional de Trasplantes, autorizasen a Andalucía a la realización de este trasplante. Trabajos previos, fruto del trabajo en equipo realizado por un centenar de profesionales, coordinados por el doctor Tomás Gómez Cía, jefe de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica, que se han completado con simulaciones virtuales de la cirugía haciendo uso del Software Virtual 3D del que dispone el Hospital Virgen del Rocío para realizar intervenciones complejas, con la preparación clínica y psicológica del paciente, y con la realización de cirugías experimentales para entrenar al equipo en los tiempos y pasos a realizar en este complejo procedimiento.

Técnicas quirúrgicas de vanguardia

El trabajo que se ha realizado en el hospital sevillano ha contado con tecnología y técnicas quirúrgicas de vanguardia, tanto en la fase de preparación como en la propia intervención, que han permitido no sólo planificar con exactitud la cirugía en sí misma, sino también asegurar la viabilidad del tejido facial antes de su implantación.

Durante la fase de trabajo y estudio del paciente en los meses anteriores al trasplante se ha realizado la, denominada, planificación quirúrgica del receptor. Los profesionales han utilizado un programa que reproduce virtualmente la fisionomía exacta de su rostro y con el que se consigue planificar con máxima precisión todos los requerimientos quirúrgicos que se necesitarían el día de la cirugía. Se trata de un Software Virtual 3D, una tecnología utilizada en el Hospital Virgen del Rocío desde 2005 y fruto del trabajo realizado por profesionales del centro sevillano y en colaboración con ingenieros de la Fundación Alcalá Innova.

Así, el día que se produjo la donación, el equipo pudo comprobar mediante estas imágenes virtuales obtenidas del receptor la idoneidad del donante antes de iniciar la cirugía de extracción e implante del tejido.

La ventaja de esta tecnología radica en que convierte las imágenes clínicas, obtenidas tradicionalmente en dos dimensiones, en una reconstrucción exacta en tres dimensiones.

De esta manera, los profesionales sanitarios obtienen el conocimiento preciso y detallado acerca de la situación real del paciente, tanto interna como externa, lo que permite planificar la intervención y entrenarse en el caso clínico de manera virtual. Así, permite anticipar cuál va a ser el resultado de una operación, reconstruir las zonas dañadas, identificar los posibles problemas, observar las imágenes desde distintos ángulos, estudiar los volúmenes de los órganos, eliminar circunstancias anatómicas reales que dificultan la visión del médico y delimitar mejor las zonas de actuación. Todo ello redunda en que los plazos de intervención necesarios sean menores, en conseguir mayores tasas de éxito y en una mejor calidad de la asistencia a los pacientes.


Lo más destacado

Un total de 15 meses y 56 reuniones preparatorias han sido necesarias para orquestar y preparar los protocolos de actuación correspondientes y necesarios para celebrar la operación.

Los profesionales sanitarios obtienen el conocimiento preciso y detallado acerca de la situación real del paciente, tanto interna como externa, lo que permite planificar la intervención y entrenarse en el caso clínico de manera virtual.