El Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz operará a menores con deformaciones faciales

30-XI-09. La deformidad más frecuente es el labio leporino y la fisura palantina cuya incidencia ronda en España el 0,8 por cada 1.000 nacidos

El Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha incorporado una Unidad Funcional de Tratamiento de Deformidades Faciales Infantiles formada por un equipo multidisciplinar de especialistas en cirugía maxilofacial, pediátrica y plástica y otorrinolaringólogos, así como profesionales no médicos tales como ortodoncistas, protésicos, logopedas y asistentes sociales.

Esta unidad, pionera en la provincia y que evitará el traslado de estos pacientes a Sevilla, se ocupa del tratamiento integral de los enfermos con labio leporino y fisura palatina, así como otras deformidades faciales de los niños, tanto de la provincia como de la Ciudad Autónoma de Ceuta, según informan en nota de prensa.

60 pacientes al año

La deformidad más frecuente es el labio leporino y la fisura palantina cuya incidencia ronda en España el 0,8 por cada 1.000 nacidos, lo que supone en la provincia con unos 12 pacientes nuevos al año. A esto hay que sumar otras patologías, de forma que se estima que esta unidad trataría al año unos 60 pacientes entre nuevos e intervenciones sucesivas.

Según los expertos, estos pacientes requieren varias intervenciones a lo largo de su vida, generalmente de cuatro a seis en un caso típico de labio leporino y fisura palatina. La primera intervención es la corrección del labio hedido alrededor de los seis meses por parte de Cirugía Pediátrica, Plástica o Maxilofacial; luego se procede al tratamiento de la fisura palatina a partir del año y antes de que empiecen a hablar. El otorrinolaringólogo necesita con frecuencia aplicar drenajes transtimpánicos para tratar la otitis serosa en estos niños, o hacer un tratamiento adecuado de vegetaciones adenoideas o amígdalas hipertróficas; asimismo, también se hace una evaluación funcional endoscópica del paladar. El protésico puede ser necesario para la ortopedia preoperatoria del labio leporino bilateral antes de la primera intervención a los 6 meses.

La tercera intervención, que corresponde a Cirugía Maxilofacial, se hace para aportar hueso al maxilar de forma que el canino salga entre los siete y los nueve años y se cierre la comunicación entre la boca y la nariz. Recientemente tuvo lugar una intervención de este tipo en el Puerta del Mar con el apoyo de profesionales de la unidad del Hospital Virgen de las Nieves de Granada para el tratamiento de una fisura alveolo-palatina en la que se practicó un injerto de cadera y cierre de la comunicación oronasal en un paciente de once años.

Más intervenciones

El cirujano maxilofacial puede necesitar adelantar el maxilar superior mediante distracción o cirugía ortognática a partir de los 17 años. Para esta tercera intervención es necesaria la colaboración del ortodoncista que alinea los dientes y expande el paladar con aparatología móvil de forma que el injerto de cadera entre los siete y nueve años tenga las dimensiones adecuadas.

Finalmente son frecuentes intervenciones de cirugía plástica o maxilofacial para corrección de defectos estéticos de la nariz o labio superior. La intervención del logopeda es importante para corregir los problemas fonatorios que suelen presentar los pacientes con fisura palatina y, por su parte, el asistente social ayuda a optimizar la atención de estos niños mediante la información y el apoyo a las familias.


Lo más destacado

La deformidad más frecuente es el labio leporino y la fisura palantina cuya incidencia ronda en España el 0,8 por cada 1.000 nacidos, lo que supone en la provincia con unos 12 pacientes nuevos al año.

Estos pacientes requieren varias intervenciones a lo largo de su vida, generalmente de cuatro a seis en un caso típico de labio leporino y fisura palatina.