Talleres de masaje infantil para bebes de entre uno y seis meses de vida

16-XI-09. Le ayudará a relajarse y a aliviar molestias y dolores

El Departamento de Salud de Dénia ofrece talleres de masaje infantil especialmente indicados para bebes de entre uno y seis meses de vida. El masaje para recién nacidos aprovecha la tendencia natural de acariciar y mimar al pequeño, ayudándole a relajarse y a aliviar molestias y dolores. Al mismo tiempo, proporciona momentos íntimos de comunicación y fortalece el lazo afectivo y emocional con sus padres.

Según la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI), existen multitud de estudios que revelan los beneficios de un contacto afectivo entre padres e hijos como parte fundamental de los primeros años de vida. De igual manera alertan de los resultados negativos experimentados cuando faltan estas atenciones.

Beneficios del masaje

Durante los primeros meses de vida del bebé, el masaje le ayuda a madurar el sistema gastrointestinal, y a regularlo aliviando y mejorando las incomodidades producidas por cólicos, gases y estreñimiento.

La terapia del tacto estimula el sistema inmunológico y propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso favoreciendo el sueño de aquellos bebés a quienes les cuesta conciliarlo. Además, el masaje, puede estimular los nervios cerebrales que facilitan la absorción de los alimentos, lo que produce un aumento más rápido de peso.

El masaje en la zona del pecho, espalda y hombros ayuda a las funciones del sistema respiratorio.

Los beneficios para el sistema de circulación se consiguen a través de los movimientos de vaciado venoso que ayudan al retorno de la sangre al corazón y producen un efecto tonificante y los movimientos de salida que ayudan a la sangre a llegar hasta los extremos (manos y pies) y producen un efecto relajante.

Los efectos de este buen desarrollo no sólo influyen en la infancia, si no que crea un impacto en las funciones neuronales y neuroendocrinas, que son la base del comportamiento emocional.

Según informan en nota de prensa, el tacto favorece el proceso de mielinización del cerebro y del sistema nervioso. La vaina de mielina es una cubierta de grasas que recubre el nervio, protege el sistema nervioso y acelera la transmisión desde el cerebro hasta el resto del cuerpo.

Al nacer, no está aún completo el proceso de revestimiento de los nervios, por ello la estimulación acelera este proceso y mejora la comunicación entre el cerebro y el cuerpo.


Lo más destacado

El masaje para recién nacidos aprovecha la tendencia natural de acariciar y mimar al pequeño, ayudándole a relajarse y a aliviar molestias y dolores.

Proporciona momentos íntimos de comunicación y fortalece el lazo afectivo y emocional con sus padres.