Rinitis y conjuntivitis alérgica, una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal

16-VIII-07. Los expertos la consideran como la patología alérgica de mayor prevalencia y se asocia con frecuencia a otras manifestaciones alérgicas

La rinitis y conjuntivitis alérgica está mediada por anticuerpos IgE y causada por la exposición a algún alérgeno en pacientes sensibilizados previamente. Está considerada la enfermedad alérgica de mayor prevalencia y se asocia con frecuencia a otras manifestaciones alérgicas, tanto respiratorias como de otro tipo. Al acompañarse en muchas ocasiones de síntomas oculares, es frecuente emplear de forma indistinta los términos "rinitis" o "Rinoconjuntivitis", según informa una experta de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

En los últimos decenios se han comunicado incrementos llamativos en la prevalencia de la rinitis alérgica, sobre todo en los países occidentales. Se estima que entre el 10% y el 25% de la población general presenta esta enfermedad, si bien las cifras pueden ser diferentes según la edad de la muestra estudiada y su distribución geográfica. Esta elevada prevalencia supone un importante impacto económico. Este hecho, junto a la alta asociación a otras enfermedades alérgicas, hace que la rinitis alérgica esté adquiriendo cada vez más importancia en el plano sociosanitario.

Prevalencia


La Rinoconjuntivitis ha sido el principal motivo de consulta en Alergológica 2005 con un 55,5% de los casos (2.771 pacientes, de un total de 4.991 estudiados), cifra equiparable a la que se obtuvo en Alergológica 92 (2.279 pacientes que representaban el 57,4% de la muestra). A la vista de estos datos, uno de cada dos pacientes que se atienden por primera vez en las consultas de alergología acude por presentar Rinoconjuntivitis, dato que refuerza la importancia de este trastorno (en lo que a frecuencia se refiere) en el seno de esta especialidad médica.

Si para establecer el diagnostico clínico etiológico de cualquier patología, es importante realizar una buena historia clínica, ésta adquiere más notoriedad cuando nos corresponde dilucidar si los síntomas que nos relata un paciente sugieren rinitis alérgica, o de otra naturaleza, así como el supuesto agente o agentes responsable. En estos casos la anamnesis suele ser fundamental. La anamnesis y la exploración física fueron suficientes para, sobre una muestra de 2068 pacientes, sospechar Rinoconjuntivitis en el 53,6% y rinitis en el 48,6%. El tercer diagnóstico de sospecha fue de asma (43,1%), lo que nuevamente indica la frecuente asociación rinitis-asma cursando clínicamente como enfermedad alérgica respiratoria. Posteriormente, el diagnóstico de certeza se estableció en 2771 pacientes. La forma clínica fue preferentemente en forma de Rinoconjuntivitis en el 63,7% de los casos (50% en Alergológica 92), seguido de rinitis aislada en el 34,2% (47% en Alergológica 92). En un 2,1% el diagnóstico fue de conjuntivitis.



Lo más destacado

Conclusiones. Una adecuada y paciente historia clínica ya nos puede decir si nos encontramos ante una rinitis alérgica o no, así como su probable o probables agentes etiológicos; el resto de exploraciones que realizaremos no harán, seguramente, más que confirmar, en una inmensa mayoría, lo que ya presumíamos en la anamnesis incluidas las pruebas cutáneas.

Más información. Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)http://www.seaic.org/