Andalucía pone en marcha un Plan frente al VIH/Sida para mejorar el seguimiento médico

09-II-2010. El acercamiento a la atención primaria evitará que 6.000 personas al año tengan que desplazarse a los centros hospitalarios

Los pacientes de sida podrán realizar su tratamiento y seguimiento médico en los centros de salud de Andalucía sin necesidad de acudir cotidianamente al hospital. Esta es una de las medidas incluidas en el nuevo Plan Andaluz frente al VIH/Sida y otras Infecciones de Transmisión Sexual (2010-2015) que se ha presentado en Sevilla y que pretende acercar el seguimiento médico y los cuidados al entorno en el que residen estas personas, con el fin de normalizar la respuesta sanitaria a esta patología.

En la actualidad, la mayor parte de estas personas se encuentran en una situación de infección de evolución crónica y están obligados a acudir al hospital para el seguimiento y dispensación de medicación. El acercamiento a la atención primaria evitará que 6.000 personas al año tengan que desplazarse a los centros hospitalarios, los únicos lugares en los que, hasta ahora, se realizaba la dispensación del tratamiento antirretroviral. En total, se ahorrarán alrededor de 20.000 desplazamientos al año, ya que cada persona realiza entre tres y cuatro visitas anuales a su centro hospitalario de referencia, según informan en nota de prensa.

El traslado del seguimiento a la atención primaria pretende que esta patología se considere como una enfermedad crónica de forma que se reduzca el estigma y se mejore el grado de autonomía de las personas infectadas. En este sentido, el plan plantea la derivación a la atención primaria, ya que una de cada dos personas infectadas no tienen síntomas, y el desarrollo de actividades formativas para mejorar las competencias de los profesionales en el manejo en el diagnóstico y el seguimiento de estos pacientes.

Reducir el estigma

El Plan Andaluz frente al VIH/Sida y otras ITS incorpora también estrategias para reducir el estigma que experimentan las personas infectadas y las situaciones de discriminación a las que se ven expuestas. El estigma supone un obstáculo en el tratamiento y prevención de la enfermedad, ya que estas personas se encuentran en un mayor grado de vulnerabilidad que les hace más abiertos a tener prácticas de riesgo y a promover la invisibilidad de la infección. En este sentido, con la colaboración de ONGs, asociaciones de empresarios y sindicatos se diseñarán actividades de formación dirigidas al mundo laboral encaminadas a eliminar mitos y prejuicios y conseguir mayor accesibilidad al empleo.

En esta línea también se incorporarán contenidos sobre el estigma y la discriminación a la formación del personal sanitario, se diseñarán actividades para profesionales y del movimiento asociativo para dotar a las personas con VIH de recursos psicológicos y habilidades para afrontar los efectos del prejuicio, y se elaborará una guía sobre derechos laborales y actuaciones legales para afrontar situaciones de violación de derechos humanos por causa de VIH.

Diagnóstico precoz

Una de las prioridades de este plan es intensificar el diagnóstico precoz de la población ya que entre un 25 y un 30% de las personas infectadas no saben que lo están. En este sentido, se va a desarrollar una estrategia para reducir el retraso diagnóstico mediante una campaña de información ciudadana, sobre todo dirigida a los jóvenes, para que toda persona que pueda haber tenido una práctica de riesgo acuda a su centro de salud a realizarse la prueba.

Además, se va a reforzar la implantación del diagnóstico precoz mediante un test rápido, medida que se implantó en Andalucía a finales de 2008, y mediante la que ya se han detectado 50 casos de personas infectadas que no sabían que lo estaban. Se trata de un test rápido de saliva que permite detectar la existencia o no de los anticuerpos que produce el organismo en respuesta al virus. Esta detección precoz evita que otras personas se infecten, ya que las personas que desconocen su estado son responsables de una de cada dos infecciones nuevas por VIH.


Lo más destacado

La mayor parte de estas personas se encuentran en una situación de infección de evolución crónica y están obligados a acudir al hospital para el seguimiento y dispensación de medicación.

Se va a reforzar la implantación del diagnóstico precoz mediante un test rápido, medida que se implantó en Andalucía a finales de 2008.